Miradores de Cantabria

¿Quieres perderte en el Cantábrico? Date una vuelta por el mirador de Los Caballos

playa-de-los-caballos

El mirador de Los Caballos, en Cuchía, está situado en los acantilados que dan a la playa del mismo nombre, una de las pocas totalmente salvajes que todavía quedan en Cantabria. El difícil acceso al arenal, el aparcamiento más cercano está a 500 metros y hay que bajar por un sinuoso camino o dar la vuelta a toda la montaña para poner la toalla en la arena, la aislan, aún en pleno agosto, de las multitudes de bañistas.

isla-de-los-conejos-cuchia

Cuando uno se sienta en los bancos del mirador la vista se pierde en el Cantábrico y la mente a saber dónde. Enfrente se ve un grupo de pequeños islotes, liderados por la isla de la Conejera o los Conejos, la mayor de ellos. El Ayuntamiento de Miengo dice que es un enclave ornitológico inigualable, así que es buena idea llevar unos prismáticos si eres un amante de las aves. Se pueden ver paiños, cormoranes moñudos y muchas gaviotas patiamarillas. Mide 2,3 hectáreas, es muy pedregosa y de cima llana y cubierta de hierba y matorral. El resto de islas, Segunda, Casilda y Solita o Isla Pasiega, no tienen más de media hectárea. En verano suele haber excursiones en barco hacia estos islotes que parten del pueblo de Suances.

puntadeldichososuances

Si giras la cabeza hacia la izquierda te encuentras con la desembocadura de la ría de San Martín de la Arena y al fondo, casi como si fuese una ballena, está la punta y alto del Dichoso. Los vecinos del lugar le dan el nombre de Roca Blanca, por su aspecto árido y su piedra caliza. Es un espectáculo, cuando hay mala mal, ver golpear la olas contra ella.

Si después de estar un rato descansando en el mirador te apetece dar un paseo, en Cuchía, a escasos 500 metros, hay una gran extensión de parque, senderos, pasarelas de madera, césped y caminos peatonales. Es un lugar felizmente recuperado hace unos pocos años por la Dirección General de Costas. Durante décadas hubo masivas extracciones de arena que convirtieron lo que antiguamente era una zona de dunas en un humedal.

senderocuchia

Si lo que sigues prefiriendo es el salitre también puedes dar una vuelta por el muro que bordea la salida al mar de la ría de Suances. Seguro que podrás echar una charla con algún pescador de la zona.

vacacuchiaAquí os dejamos la ruta de cómo llegar al mirador de Los Caballos desde Santander y desde Torrelavega. Las fotos de este post se realizaron un 25 de mayo y un 25 de junio de 2013 y un 13 de febrero de 2014.

Nos vamos de excursión al mirador de Los Machucos

mirador-los-machucos-montes-san-pedro-del-romeral

mirador-los-machucos-santander

mirador-los-machucos-santona

mirador-los-machucos-montes-tetas ¡Vaya pedazo de vistas! Estamos en el mirador de Los Machucos observando con la boca abierta los montes de San Roque de Riomiera, Santander haciéndose un hueco entre los mares, Santoña y su monte Buciero oteando el Cantábrico y un maravilloso paisaje kárstico que tiñe de gris unas praderas algo secas por las heladas de invierno. Es enero y se nota. La zona es lugar de pasto de vacas y un monumento rinde homenaje a la de casa, a la pasiega, esa que es capaz de dar diariamente entre ocho y diez litros de leche muy ricos en manteca.

mirador-los-machucos-vaca-pasiega

El mirador de Los Machucos es parada obligatoria en la ruta que hemos recorrido entre Calseca y Bustablado y que nos ha dejado sensaciones únicas. Se respira absoluta tranquilidad en una carretera poco transitada, de cuestas pindias en las que el asfalto deja paso a zonas de hormigón rayado de mayor agarre, y con ratos de curvas zigzagueantes entre montes salpicados de cabañas y de las siempre enigmáticas parcelarias que tenemos en Cantabria. Esas que no se hacen ni con escuadra ni con cartabón y que han sido levantadas piedra a piedra. Hasta hemos tenido que parar el coche para dejar paso a un rebaño de ovejas que junto al amo iban camino de refugio. El día tiraba a sur y el viento en las zonas descampadas pegaba de lo lindo.

machucos-carretera

machucos-carretera-zig-zag

Toda esta zona es fantástica para hacer rutas a pie y subir al mítico Porracolina. De 1.414 metros es una de las cumbres más interesantes del lugar. Se puede ascender desde Asón, Bustablado, Arredondo o San Roque de Riomiera pero os recomendamos un sendero balizado que recorre Bustablado-Porracolina-Asón. 15,5 kilómetros con un desnivel de 1.200 metros que se tardan en hacer unas 6 horas y cuarto. La carretera por la que hemos circulado en esta excursión es también ruta obligada para los ciclistas. Es segura porque el tráfico es mínimo, las cuestas son duras y estupendas para hacer pierna y los paisajes bellos para agrandar el alma. Los moteros también disfrutarán de lo lindo abriendo gas a la salida de las curvas en forma de herradura.

¿Y de comer, qué? El restaurante La Taberna, en Bustablado, ofrece carne de animales criados en su casa: cerdo, pollo, lechazo, cabrito y platos de cuchara de los de toda la vida como el cocido montañés y las alubias rojas con chorizo. Croquetas de morcilla, torreznos fritos y huevos con chorizo y patatas también están entre sus platos. En San Roque de Riomiera Casa Setién también oferta cocido montañés, alubias rojas estofadas y carnes de vacuno y cabrito de primera división. De postre es típico del lugar el ‘quesuco de pasiega’ y los imprescindibles sobaos y quesadas.

machucos-cabana-escalera

machucos-cabana-piedra

machucos-cabana

machucos-hayedo

¿Y qué os parece este hayal? Como es invierno está en los huesos pero este lugar en primavera y otoño debe de ser mágico. Lo mejor es que todo esto lo tenemos a la puerta de casa. A menos de una hora de Santander uno se puede perder en el monte, alejado de ruidos y rodeado de una naturaleza mayúscula. Para coger fuerza, oxígeno y ratificar que Cantabria es infinita.

machucos-paisaje

machucos-bustablado

Ésta es la vista en 3D de la carretera por la que hemos circulado. Aquí os dejamos cómo llegar desde Santander y desde Torrelavega.

san-roque-rio-miera-bustablado-3D

Esta excursión la hicimos el 17 de enero de 2014.