Ayuntamiento de Santander

Ya luce la Navidad en las calles de Santander

Ya tenemos el centro de Santander con las luces navideñas. Este 2020 se han instalado 286 arcos de luces de hasta 12 metros de longitud, 228 árboles naturales se han iluminado y 30.100 metros guirnalda de led están repartidas por la ciudad. Además hay 164 motivos navideños decorando farolas. Y dos ciervos y un muñeco nieve y dos pinos-cono de 20 metros y un pino-cono de 14 metros y un osito de más de 4 metros y dos paraguas de luz y diez figuras 3D de muñeco nieve, Reyes Magos, paquete regalo…. Os dejamos un paseo por muchas de ellas.

Y la iluminación también ha llegado a los barrios. La Encina, Santo Toribio, San Roque, Campogiro, Barrio Pesquero, Monte, Cueto, la calle Honduras, el Grupo Pedro Velarde, Peñacastillo y San Román, entre otros, también tienen su ambiente navideño en forma de luz.

Te contamos siete bonitos paseos santanderinos para salir a respirar en estos tiempos de confinamiento

Hay años, como este 2020, que uno se siente privilegiado por vivir donde vive, en Santander, en esta ciudad que está en plena naturaleza y que deja respirar y disfrutar, vivir mejor, incluso en estos tiempos duros de confinamiento. En el Tomavistas nos detenemos todos los días en la belleza que nos transmite y así conseguimos ser un poco más felices. Hoy os queremos contar algunos de esos paseos en los que nos solemos perder para encontrarnos.

La senda de la peña de Peñacastillo
Coronarás el punto más alto de Santander y te encontrarás con unas vistas distintas de la ciudad y muy poco desgastadas porque apenas se publican en redes sociales. Hay dos tramos por los que coronar la peña: uno que comienza en la iglesia de San Lorenzo y el otro tramo que se inicia en Nuestra Señora de Loreto y que recorre la parte Norte de Peñacastillo.

Bordeando la costa de Santander
Es un caminar cómodo el de este paseo, todo llano y de unos 7 kilómetros, bordeando toda la costa sur de la ciudad, con la bahía de protagonista. Si madrugas, sopla sur y hay alguna nube en el cielo verás uno de esos amaneceres mágicos santanderino. Después te adentras en la península de la Magdalena y el Sardinero con sus playas, su horizonte cantábrico y todo el señorío de sus villas. En el paseo por Mataleñas y por las praderas de Cabo Mayor te sentirás pequeño ante una naturaleza majestuosa.

El Parque de las Llamas
De este parque urbano de once hectáreas de extensión lo que siempre nos ha llamado la atención son todas sus aves. Al atardecer en la parte central del parque, donde se encuentra un gran humedal, anidan gran variedad de pájaros, muchos de ellos migratorios que lo usan para descansar. No te olvides los prismáticos.

La Maruca guererra
La Maruca tiene ese encanto de puerto escondido, resguardado y guerrero. Durante las guerras del siglo XVII sus vecinos levantaron en la Punta de San Pedro una batería defensiva. En 1806 cuatro cañones de hierro fundido sirvieron para que los valientes habitantes de Monte expulsaran de las aguas de la ría a tres naves inglesas. Así que si tienes alma marinera o de pirata este paseo es un imprescindible.

Parqueando en Santander
Tenemos 21 repartidos a lo largo y ancho de la ciudad donde podemos soñar despiertos, abrazarnos a los árboles, reír con los amigos, pasear con nuestras mascotas, sentir la hierba en nuestros pies descalzos, hacer un picnic…  El Ayuntamiento ha creado Parqueando en Santander, una web que cuelga del portal oficial de Turismo, donde se recoge toda la información de nuestros parques.

La Alameda de Oviedo
Mucho comercio, entidades y despachos profesionales además de algunos de los centros culturales más importantes de la ciudad como el MAS, el CDIS y la biblioteca Menéndez Pelayo será lo que te encontrarás callejeando por este paseo.

Entrehuertas y pasadizos
Piérdete en los barrios y las calles santanderinas más alejadas del circuito convencional. Desde el barrio de Canalejas hasta la Finca Altamira, una zona de calles ‘pindias’, pasajes, patios de vecinos y recovecos. A esta zona se la denominaba la ladera sur ‘del Alta’ y antiguamente estaba poblada por huertas y rediles con animales de corral.

Aprovecha los ratos libres y redescubre Santander. Camínala, siéntela, reencuéntrate en ella. Siempre hay resquicios donde hay luz aunque los tiempos sean oscuros.

75.000 vales gratuitos por valor de 10 euros para comprar en comercios y hostelería de Santander

El Ayuntamiento de Santander inyectará hasta el 31 de diciembre un total de 750.000 euros en la generación de 75.000 vales que los ciudadanos podrán canjear en el pequeño comercio y la hostelería de la ciudad. Los 75.000 vales gratuitos por valor de 10 euros se podrán consumir en los establecimientos de Santander que se adhieran a la campaña ‘Santander Vale +’. Por cada 25 euros gastados (será el importe de compra mínimo), el ciudadano pagará 15 euros y el Ayuntamiento los 10 euros restantes. Así que con la colaboración de todos, con la compra por parte de todos en el comercio local y la ayuda del Ayuntamiento aportaremos un total de 1,8 millones de euros a nuestros vecinos comerciantes y hosteleros, en estos momentos cada vez más complejos por causa del Covid. Cada persona podrá pedir hasta un máximo de 10 vales por DNI (100 euros por persona que se convertirán en 250 euros) y cada establecimiento podrá validar hasta un máximo de 1.000 vales (10.000 euros).

Funcionamiento de la campaña para establecimientos y consumidores

Para que un establecimiento comercial u hostelero pueda participar en el programa deberá darse de alta lo antes posible en la web habilitada www.santandervalemas.com, estando ya abierto el plazo para la inscripción, y con fecha límite el 15 de noviembre.

La solicitud de los vales comenzará el 3 de noviembre y se realizará a través de la web www.santandervalemas.com, en la que los usuarios deberán darse de alta con los datos: DNI, teléfono móvil y correo electrónico.

Los vales de 10 euros se podrán canjear a partir de 25 euros de consumo y manteniendo esa proporción. Es decir, un producto que cueste 25 euros en el establecimiento se podrá adquirir pagando 15 euros y dando el vale de 10 euros; uno de 50 euros se podrá adquirir pagando 30 euros más dos vales, y así sucesivamente.

Cada persona tendrá acceso a un máximo de 10 vales, hasta 100 euros, durante el periodo de la campaña, y tendrá quince días de plazo para poder consumir y canjear los vales en los establecimientos que estén adheridos.

El procedimiento es sencillo. El cliente tras la compra presenta en la tienda el vale a través del código QR en el móvil o en papel y el comerciante a través de la web www.santandervalemas.com canjea el vale mediante la lectura del QR o bien introduciendo los datos del vale a mano, incluido el importe de la venta y el número del ticket/factura, que deberá guardar para su posible comprobación.

Quincenalmente, se ingresará a los establecimientos el importe de los vales canjeados.

Para la puesta en marcha de la campaña ‘Santander VALE +’, impulsada desde la concejalía de Comercio, el Ayuntamiento ha firmado un convenio de colaboración con la Cámara de Comercio, que se encargará de la contratación de los servicios, como la plataforma, comunicación y personal necesario.

Parqueando en Santander: 21 parques para perderse y conectar con la naturaleza en medio de la ciudad

Santander es ciudad de mar, pero también de parques, de muchos parques. Tenemos 21 repartidos a lo largo y ancho de la ciudad donde podemos soñar despiertos, abrazarnos a los árboles, reír con los amigos, pasear con nuestras mascotas, sentir la hierba en nuestros pies descalzos, hacer un picnic… hay mil planes para disfrutar de nuestros parques en verano, otoño, inverno o primavera.

Para enseñar todas las zonas verdes de la ciudad, el Ayuntamiento de Santander ha creado Parqueando en Santander, una web que cuelga del portal oficial de Turismo, donde se recoge toda la información de nuestros parques. Somos proclives a ir siempre a los mismos, pero Santander tiene joyas por descubrir y con todo esto del Covid, donde mejor se está es al aire libre. Si pinchas en el nombre de cada uno de los parques podrás descargarte una ficha con un montón de curiosidades. Y si pinchas aquí podrás navegar por un mapa interactivo. Tiempo para aprender nuevos detalles de nuestra ciudad y perderse por nuevos rincones verdes.

Alameda de Oviedo

Jardines de Pereda

Jardines de Piquío

Mataleñas

Parque del Agua

Parque de Altamira

Parque Atlántico de Las Llamas

Parque de Jado

Parque Jesús de Monasterio

Península de La Magdalena

Parque de Manuel Llano

Parque de La Marga

Parque de Mendicouague

Parque de Menéndez Pelayo

Parque del alcalde Doctor G. Mesones

Parque Los Pinares

Parque Pintores Montañeses

Parque La Remonta

Parque de Rostrío

Parque de La Teja

Parque Doctor Morales o de La Vaca

Un aperitivo y una comida en el Barrio Pesquero

Desayuno todos los días mirando al Barrio Pesquero, a los barcos que están atracados junto a la lonja descargando esos manjares del Cantábrico. No me extraña que Santander sea una de las ciudades de España que más pescado fresco consume. Lujos cotidianos. Como lo es también tomarse el blanco y el aperitivo cuando dan la una en ese Barrio Pesquero, que tanto carácter todavía guarda, porque quedan sitios en Santander, paisajes y paisanajes conectados con la esencia, con la tradición, con el ambiente familiar, con el servicio y cuidado al vecino, al cliente, al turista. Y claro, alargarse, y quedarse a comer, porque cómo te vas a ir si se está en la gloria.

El Barrio Pesquero huele a rabas, a arroces a la brasa, a sardinas y pescados a la plancha con un poco de ajo y aceite para acompañar, a mariscos al punto de sal y de cocción. Suena a conversación, a risas, a confidencias. Tiene alma de celebración, de cantares, de besos y abrazos, con la familia, con los amigos, con un amor. Y así lo fue siempre. Mirad qué foto de los años 60.

Poco ha cambiado desde entonces, quizá el Tío Pepe, desplazado ahora por los verdejos o los albariños, los godellos. El resto sigue en pie y a buen ritmo. Cuestión de oficio.

Lo que sí se está modernizando es el entorno. Antes de que acabe este 2020 el barrio contará con un renovado parque de 2.700 metros cuadrados, con más zonas verdes, itinerarios peatonales, y áreas de juego para los niños, en una actuación que supone una inversión municipal de 382.000 euros. Estas mejoras –que se iniciaron con el derribo del antiguo restaurante El Vivero y que también han incluido la demolición de la casa tapón en el paseo Alberto Pico-, tienen como objetivo liberar más metros cuadrados para el disfrute de todos.

¿A qué esperas para darte una vuelta por el Pesquero?

Santander también se acuerda de ti

Ya estamos rozando la fase 3 del desconfinamiento. Ya podemos movernos entre los municipios de Cantabria. Y más pronto que tarde todos los que nos estéis leyendo desde otras provincias podréis venir a visitarnos. En muchos de los comentarios que nos dejáis en nuestras redes sociales vemos que estáis echando de menos a Santander, pero que sepáis que es recíproco. Santander también se acuerda de ti.

Se acuerdan de ti y quieren verte pronto en Santander:

  • Las amplias playas del Sardinero, de la Magdalena, Bikini, Peligros, Mataleñas, que tienen ganas de escuchar conversaciones y risas.
  • La bahía y el Cantábrico, que quieren refrescar tu cuerpo serrano.
  • Los parques de la Magdalena, de Pereda, de las Llamas, de Mataleñas, de Cazoña, de General Dávila, que echan en falta tus paseos y que los críos correteen.
  • Los amaneceres desde el Sardinero o la bahía y los atardeceres desde el faro o La Maruca, que echan de menos tu mirada.
  • Los comercios, bares y restaurantes de la ciudad, los del centro, los de barrio y los de las afueras, que necesitan volver a recuperar el pulso y te esperan con su mejor sonrisa, la mejor gastronomía y los mejores artículos.
  • El museo marítimo del Cantábrico y el de prehistoria, el Centro Botín y las galerías de arte y las librerías de la ciudad que quieren seguir compartiendo belleza y conocimiento contigo.
  • El Palacio de Festivales, que quiere volver a llenarse de música, teatro, arte y aplausos.
  • Las Pedreñeras, que ya se están preparando para llevarte al Puntal y enseñarte los rincones de la costa santanderina.
  • La senda costera del Faro a La Maruca, que quiere acompañar a tus sueños y pensamientos.
  • Las olas del Cantábrico, que quieren que las surfees, que las nades.
  • El Palacio de la Magdalena, que a falta de alumnos de la UIMP, este año necesita tu cariño.
  • Los raqueros, que tienen ganas de escuchar otros acentos.
  • Los barcos de la escuela de vela, que quieren que aprendas a navegar en ellos.
  • Los jardines verticales del Gurugú, que echan de menos a esos visitantes a los que les gustas los márgenes de la ciudad.
  • Los pájaros del parque de las Llamas, que quieren volver a ver tus prismáticos.
  • La peña de Peñacastillo, que quiere volver a sentir las pisadas de los excursionistas.
  • La isla de Mouro, que quiere oír el respirar de los submarinistas.
  • Los tejados santanderinos, que quieren recibir las miradas de los pasajeros del funicular del Río de la Pila.
  • Cabo Mayor y Cabo Menor, que echan de menos los suspiros de los enamorados y el ¡ay qué bonito este paisaje!
  • El Niño Neptuno, que quiere escuchar el sonido de las palas.
  • La Duna de Zaera y las tumbonas de San Martín, que echan de menos tus siestas.
  • Los jardines de Piquío, que quiere sentir esas charlas de banco.
  • El barrio Pesquero, Tetuán, Cañadío, La Cañía, que necesitan bullicio después de tanta soledad.

    Y tu qué echas de menos de Santander. ¿Nos ayudas a completar la lista? Nos vemos pronto en Santander.

Mañana es el Día de la Madre y ¿si le regalamos una comida por encargo?

Mañana es el Día de la Madre y en casa de El Tomavistas lo vamos a celebrar. Claro que sí. Siempre hemos ido a comer fuera en familia pero como este año no se puede hemos decidido traer el restaurante a casa porque en el Día de la Madre, Amalia, tiene prohibido cocinar.

El Ayuntamiento de Santander, en Santander en Casa, la web que ha creado para dar servicio a la ciudadanía en estos tiempos de confinamiento, tiene un listado de todos los restaurantes que en la ciudad llevan la comida a domicilio. Los puedes consultar aquí.

El plan pinta bien. Papá Miguélez se levantará a eso de las 6,30 para enseñaros el amanecer y hacer el desayuno, yo a eso de las 8,30, que el gen madrugador de la familia todavía no se me ha pegado, y desayunaremos todos juntos para dar las gracias a Amalia por todo lo que nos cuida a lo largo del año. Leeremos la prensa, compartiremos contenidos en nuestras redes sociales y después llamaremos a uno de esos restaurantes santanderinos para encargar un vermut como Dios manda, con unas buenas rabas del Cantábrico y después lo que mamá decida.

Os animamos a todos a que compartáis estos momentos de disfrute, de amor por las madres, con el hashtag #prontoensantander. A los que podáis darle un beso en directo porque convivís con ella, a los que enviaréis cariño por videoconferencia…

Además de los restaurantes, otros 400 de comercios de Santander siguen abiertos. Aquí puedes consultar un mapa interactivo y el listado de los que tienen la persiana abierta y aquí los que además tienen venta online. Los mercados municipales también están distribuyendo pedidos a domicilio. Aquí tienes el teléfono de todas las paradas.

Desde El Tomavistas repetiremos mil veces que es tiempo de hacer compras conscientes, de consumir local, de apoyar a nuestros vecinos comerciantes cuya renta y los puestos de trabajo que generan dependen de nuestros gestos, de nuestro gasto. Será porque nosotros lo fuimos, comerciantes, en el Barrio Covadonga de Torrelavega, en aquellos años del siglo pasado.

¿Qué tal si inundamos las redes con fotos de nuestras primeras salidas y las compartimos con el hashtag #prontoensantander?

Llegó el día. A partir de mañana sábado, día 2 de mayo, ya podremos salir a dar un paseo, una carrera, una vuelta en bici… Ya sabéis todos que va por franjas horarias, que lo tenemos que hacer en solitario, excepto el paseo que podemos compartir con una de las personas con las que vivimos, y que respetar todas las normas aprobadas por el Gobierno (las puedes consultar aquí) son clave para controlar esta maldita epidemia y cuidarnos entre todos.

Miguélez volverá a su rutina de enseñar los amaneceres, en esta nueva normalidad, desde la bahía porque no podemos ir más lejos. Así que os pedimos ayuda para que el mundo vea cómo Santander recupera el pulso y lo estupenda que sigue estando la ciudad. ¿Qué tal si inundamos las redes sociales con las fotos de nuestras primeras salidas y las compartimos con el hashtag #prontoensantander?

Este blog nació hace casi siete años con el propósito de enseñar la belleza de la ciudad en la que vivimos, que es mucha. Enclavada en un entorno natural envidiable, con la amplitud de la bahía, de nuestros parques, de nuestras playas… lugares en los que guardar el distanciamiento físico para no contagiarnos o contagiar es, sin duda, más fácil que en muchas calas mediterráneas. Esa suerte tenemos.

Estas semanas tenemos, entre todos los santanderinos, que dar muchas ganas de visitar Santander, de contar a los cuatro vientos, esos que nos dan tanto carácter, que la ciudad es el mejor lugar de España para volver a disfrutar de las pequeñas cosas. Porque si algo enamora de Santander es su saber vivir cotidiano. El de levantarse temprano para pegarse un baño en el Sardi, tomar el blanco al mediodía con los amigos y por qué no también unas rabas, del bocata en la playa, del paseo embelesado por la bahía soñando futuros que nos gustaría vivir, del vino por Cañadío y por Tetúan y por el Barrio Pesquero para despedir la tarde, de esas cenas de bocartes y merluza rebozada.

Hoy pensamos en todos nuestros vecinos que tienen bares y restaurantes, que trabajan en hoteles, que se dedican al turismo, que reciben como nadie a todo el que nos visita. Que todos empujemos compartiendo fotos de nuestra ciudad con el hashtag #prontoensantander seguro que ayuda a que conserven sus proyectos y sus puestos de trabajo. Porque el turismo es riqueza y Santander en estos tiempos extraños también se acuerda de ti.