Gente corriente

Agua de Santander, un perfume con el que llevarás la esencia de Santander a cualquier parte

chema-garcia-agua-de-santander

Agua de Santander es un perfume de autor. El del maestro perfumista Chema García que ha captado todo el carácter de la ciudad y la ha metido en un frasco transparente de 50 mililitros. Ese Santander que huele a mar, a brisa y arena mojada. A los naranjos de la Catedral, a celindas y jazmín. A musgo, magnolios y a verde segado.

La nariz de Chema ha estado durante años buscando las notas olorosas que definen Santander y los dos últimos trabajando en un laboratorio para plasmarlas, primero en esencias naturales, y después en un perfume. “Hemos hecho cientos de pruebas para dar con el aroma de Agua de Santander. Destilando esencias, mezclándolas, dejándolas reposar, probándolas. Una y otra vez, hasta que hemos dado con la que creemos que comunica todas las virtudes de la capital cántabra”, cuenta Chema García. El resultado es un perfume elegante y fresco, con persistencia duradera. “El olor a magnolio, a musgo, a mar y a arena mojada es lo que más esfuerzo nos ha llevado, pero lo hemos conseguido”.

Agua de Santander no es una colonia, ni un agua de colonia. Es un perfume en toda regla por la alta concentración de esencia con la que está compuesto, por eso tiene una vida duradera en piel y ropa. Un agua de colonia tiene un 1% de concentración de esencia, una colonia un 4%. Agua de Santander tiene un 22% y es transparente para no manchar las prendas cuando la llevemos puesta.

El equipo de Agua de Santander ha estado todo el verano repartiendo 120.000 muestras gratuitas de perfume en diferentes eventos de la ciudad. El lanzamiento oficial fue en Los Baños de Ola, inspiración con el que han diseñado el páckaging del perfume, y desde entonces no han parado. Este fin de semana estarán en el Abierto Internacional de Palas que se celebra en el Sardinero. Así que si queréis una muestra gratis ya sabéis a dónde os tenéis que acercar.

Agua de Santander tiene venta online, que llega en menos de 24 horas al domicilio, y también se encuentra en todas las perfumerías de siempre de Cantabria y en El Corte Inglés.

Para el santanderino de toda la vida, para el que está fuera y la echa de menos, para el que quiere llevarse Santander puesto, para el que tiene que hacer un regalo que evoque fantásticos recuerdos… para todos ellos Agua de Santander va como anillo al dedo. Siente Santander.

Un cántabro de 18 años lanza una app para detectar medusas

Gabriel Garcia de Tunon - Oboradar

Gabriel García de Tuñón es un cántabro de 18 años acostumbrado a veranear en Ibiza y Formentera. Un escenario perfecto, el agua del mar cristalina, buen tiempo, playas espectaculares… ¡pero había un problema! Dependiendo de las corrientes, las olas, la temperatura del mar, el viento y otros factores no se sabía en qué playas iba a haber medusas (algo común en esa zona debido principalmente a la temperatura del mar). A Gabriel y a muchos otros bañistas no les quedaba más remedio que probar suerte, ir a cualquier playa y esperar que estuviese limpia de medusas.

Al llegar a Santander, su ciudad natal, se le ocurrió la idea de crear una herramienta que permitiese a cualquier persona comprobar en qué lugares hay mayor número de medusas y cuáles están limpios de estos animales. ¡Así surgió Oboradar! Una APP, disponible en IOS y Android, que permite publicar y observar, avistamientos de medusas en las costas españolas.

“Lo que intentamos lograr con esta aplicación es disminuir el gran número de personas afectadas por las picaduras de estos animales en nuestras playas”, nos cuenta Gabriel.

Los avistamientos se representan en un mapa con distintos iconos; dependiendo del tamaño del avistamiento publicado (medusas solitarias, banco de medusas de tamaño pequeño, banco de tamaño grande) y también con distintas opacidades (cuanto más antiguo sea el avistamiento, menos opacidad tendrá su icono, llegando a desaparecer pasadas 48 horas de su publicación).

Desde que la Oboradar se puso en marcha hace semana y media ha tenido más de 150 descargas en Android.

En Cantabria tenemos a un biker, Pablo Gómez, vigente campeón del mundo de bici de montaña

pablo-gomez-cameon-mundo-btt

Pablo Gómez Victorero es de esa gente corriente que es extraordinaria. Cántabros de vida sencilla que hay que poner en valor porque este joven de Pechón es el vigente Campeón del Mundo de BTT XCO ‘Master 40’. Para que nos entendamos, Campeón del Mundo de Bici de Montaña en la categoría de entre 39 y 44 años. Ganó la medalla en agosto de 2015, en Andorra, tras completar un circuito de 17 kilómetros en la estación de Pal, a 2.200 metros de altitud, en 1:05:48 segundos. Es la única disciplina de bici de montaña incluida en los Juegos Olímpicos.

Compite en ‘Master’ porque sus tareas laborales le impiden viajar todo lo que le gustaría. El Hotel Don Pablo, Tinas de Pechón y la Casona del Nansa forman parte del negocio familiar que en temporada de verano le lleva a la carrera.

pablo-gomez-victorero-campeon-mundo-btt

El palmarés de Pablo no acaba en el Campeonato del Mundo. Ha sido Campeón del Open de España BTT XCO 2015 (ganó todas las pruebas menos una) y fue el primero en llegar a la meta del Campeonato de España BTT XCO 2015. Este invierno le dio por probar en otra disciplina, el Ciclocross -bici de carretera con ruedas de montaña en carreteras de barro-, y también ganó el Campeonato de España y la Copa de España. En todas estas pruebas era la primera vez que participaba y lo increíble es que ha llegado hasta aquí casi por casualidad. “Hace siete años salí en bici con unos amigos y parecía que se me daba bien. Empecé a organizarme con un entrenador de Madrid que me prepara los entrenamientos y hace tres años empecé a competir. El año pasado ya en serio”, cuenta Pablo. Los buenos resultados llegaron a velocidad de vértigo.

pablo-gomez-ciclocross

Entrena seis días a la semana entre hora y media y dos horas. Los profesionales lo hacen durante 5. Y cuando llega la carrera los siete días de la semana. “El BTT XCO son carreras cortas pero muy explosivas. Se entrena poco tiempo pero con mucho esfuerzo”.

La última experiencia Pablo Gómez la ha vivido a 11.000 kilómetros de Cantabria el pasado marzo. Ha corrido la Cape Epic en Sudáfrica, le llaman el Tour de Francia de la bici de montaña, así que imaginad la exigencia de la prueba. Son ocho días de carrera a temperaturas altísimas con etapas de 100 kilómetros y hasta 2.600 metros de desnivel. “Acabé en el puesto veintitantos pero estoy más feliz que si la hubiese ganado”. Normal, porque compitió toda la semana con problemas intestinales, fiebres, sin poder comer e ingresado en el hospital cuando acababa cada prueba para hidratarse con suero. Sufrimiento puro y duro. Terminó tan destrozado que durante mes y medio no volvió a subirse a la bici.

“Ahora estoy empezando a reencontrarme con los pedales dando pequeños paseos”, nos dice. Por cierto, físicamente ya está totalmente recuperado. La semana pasada se hizo un chequeo en la Unidad de Reconocimiento Médico de Igualatorio Cantabria con resultado sobresaliente. Toca ir a por más éxitos.

pablo-gomez-igualatorio-cantabria

Tinas de Pechón, para escaparse del mundo en un hotel moderno, discreto y de trato familiar

tinas-pechon-familia

Magdalena y Patricia (sentadas en la foto) son madre e hija. De Pechón. Ese capricho de la naturaleza situado entre Tina Menor y Tina Mayor, donde el verde se encuentra con el Cantábrico en bellos acantilados y el río Nansa y el Deva abrazan la mar.

En su pueblo -¿para qué ir más lejos?- comenzaron hace 24 años su andadura empresarial. Primero con el Hotel Don Pablo, después con la Casona del Nansa -situada muy cerca de la cueva del Soplao- y hace tan sólo cinco años con el Tinas de Pechón, un hotel de diseño absolutamente moderno y trato del de toda la vida. Luz (de pie en la foto), adjunta a dirección, nos cuenta que el servicio personalizado al cliente es lo que les apasiona. “Nada nos hace más ilusión que encontrarnos cada año con gente que repite en nuestra casa. Eso quiere decir que con nosotros disfrutan y eso es lo que nos hace plenamente felices”.

Tinas de Pechón no es solamente un lugar donde dormir. La experiencia que ofrece el hotel va mucho más allá. Tienen un restaurante con una carta moderna que transita entre tatakis, hamburguesas, tacos mexicanos o delicias de pescado de la zona; dispone de una zona chill out totalmente acristalada en la que tomarse unos buenos cocktails, con los mojitos y los gin tonics, que sirven con hielos azules, como estrellas de la casa; hay WI-FI gratuito en todo el establecimiento; tienen bicicletas en alquiler para darse paseos por la zona y organizan visitas guiadas y actividades de aventura. ¡Ah! y todas las habitaciones tienen una pequeña cocina. Ideal para días de playa. Servicio, servicio y más servicio al cliente.

La clave del éxito, dice Magdalena, es la obsesión por el trabajo bien hecho. Y somos testigos de ello. Nos enseña todas las habitaciones del hotel y en cada una de ellas repasa la cama y los cojines -le gustan con los picos para arriba- y corrige hasta el mínimo detalle que no está a su gusto. Ella es la encargada de que todo esté pulcro e impecable y de que las flores del exterior luzcan bien bonitas. “El mantenimiento, nos dice, es algo fundamental para que los hoteles no se queden viejos. Eso lo trabaja otro de mis hijos, Jorge es el que hace que todo funcione a la perfección. Patricia es la de los números, el márketing y la de la gestión del día a día junto con Luz y el mayor, Pablo, es el que busca nuevas oportunidades de negocio. Es el más emprendedor, un hombre que busca retos”. El de este año es abrir una nueva linea de negocio. La del turismo de reuniones y pequeñas convenciones. Ejecutivos que busquen discreción en sus encuentros, Tinas de Pechón es una apuesta segura. El pueblo sólo tiene 200 habitantes.

Tinas de Pechón abre los fines de semana, puentes, Semana Santa y todo el verano. Un lugar discreto, donde reina la calma y todo está al alcance de la mano. Pegado a Asturias y a tiro de piedra de San Vicente, Comillas, Santillana o Potes. Un lugar inmejorable para desconectar del mundo.

tinas-pechon-exterior

tinas-pechon-habitacion-doble

tinas-pechon-habitacion

tinas-pechon-sofa-habitacion

tinas-pechon-habitacion-dos-pisos

tinas-pechon-desayuno

Las misteriosas esculturas de la península de la Magdalena. ¿Sabes quién las hace?

cara-arbol-magdalena-santander Los que paseáis habitualmente por la península de la Magdalena seguro que os habéis encontrado con árboles caídos que ahora son esculturas y misteriosas caras que surgen de algunos de los troncos. Rogelio Verdeja, trabajador de Parques y Jardines, es el autor de tan curiosas estampas.

esculturas-magdalena-rogelio-verdeja

La danza mestiza americana bajo la mirada y el pincel de Indalecio Sobrino

indalecio-sobrino-danza-vida Indalecio Sobrino tiene exposición en el Espacio Fraile y Blanco. Es un homenaje al Alvin Ailey American Dance Theatre, una compañía que enamoró al autor en agosto del 88, en una representación que protagonizaron en el Festival de la Plaza Porticada. Danza mestiza con un soporte musical basado en antiguos espirituales y composiciones del mundo del jazz con un ritmo colorista y lleno de fuerza.

Indalecio quedó tan impresionado que cogió un cuaderno de dibujo y unas ceras y se plantó en Nueva York para retratar a los bailarines en sus jornadas de ensayo. Ahora, 25 años después revisita el tema a través de unos lienzos que ofrecen una visión coral del ballet, llenos de color y en los que el movimiento de los bailarines cobran protagonismo. Hay tiempo hasta marzo para pasarse por la exposición.

exposicion-danza-vida

danza-vida-indalecio-sobrino

danza-vida-exposicion

Delicatessen La Ermita, la pasión de tres hermanos cántabros por llevar los productos de su tierra lo más lejos posible

la-ermita-delicatessen

Cantabria es una tierra de gente con mucho empuje. Mirad la historia de Delicatessen La Ermita. Tres hermanos de San Pedro de Rudagüera, un pueblo de cien habitantes, cogen en 1989 la tienda de ultramarinos que tenían los padres desde los años 60 y le añaden un restaurante y algunas habitaciones. A Amparo (en la foto), Cándido y Ramón Salmón la aventura les funciona y en 1993 amplían el negocio con la compra de una antigua casona en Puente San Miguel. Ahí, dan de comer, entre otros muchos clientes, a militares que les animaron a participar en la subasta pública para hacerse cargo del servicio de comidas de La Yeguada militar de Ibio y la Remonta de Santander. Y la ganaron. Se metieron de cabeza en el mundo del catering. En las dependencias militares, además de los servicios de comidas diarias, se organizaban eventos así que tuvieron que equiparse con mantelería, vajilla…  y ya que tenían el material, decidieron dar sus servicios donde surgiera: ayuntamientos, empresas privadas, fincas e incluso casas de particulares. Lo siguiente, nos cuenta Amparo, surgió de manera natural. “¿Y si colocamos en lineales de supermercados y tiendas los platos con más éxito del catering?”. Con esa idea en la cabeza compraron en el año 2000 el terreno en el que hoy se levanta la fábrica de Casar de Periedo de Delicatessen La Ermita y en 2002 fueron a la feria Alimentaria con su gama de productos. Después de esto trabajo, trabajo y más trabajo para llevar toda su producción a los hogares de la gente.

amparo-salmon-la-ermita-delicatessen
La filosofía de La Ermita pasa por utilizar productos de primera calidad y, a poder ser, de Cantabria. Sólo hay que ver esos limones, que pelan a mano, con los que hacen los lácteos de ese sabor. “Nosotros venimos del mundo de la restauración, somos cocineros, y eso se nota en cómo hacemos nuestros productos, sin conservantes y sin aditivos. Cuenta más el ojo que la informática porque el punto de cocción de una alubia cambia de una remesa a otra. La leche se la compramos todos los días a un ganadero de Quijas y de toda la gama de productos, que ya pasan de la treintena, sólo el chocolate viene del extranjero, es belga”, explica Amparo. Fijaos el compromiso que tienen con la materia prima que este año hasta han plantado sus propias berzas para hacer el cocido montañés que, por cierto, fue el primer producto que sacaron al mercado junto con el arroz con leche.

berzas-la-ermita-delicatessen-cantabria

linea-yogurt-delicatessen-la-ermita

yogurt-almacen-la-ermita-delicatessen

En 2010 dieron otro paso hacia adelante y montaron una tienda propia en Santurce, para testar si podría ser otra vía de negocio. La llamaron La Casa del Yogurt y el experimento volvió a funcionar. Ahora tienen tiendas propias y también franquiciadas en Cantabria, Vizcaya y Burgos , donde se puede comprar leche fresca. Amparo recibió el premio a la mejor empresaria de Cantabria en el año 2014 por su “formación, vocación, versatilidad y su papel de emprendedora”.

Estos tres hermanos de un pequeño pueblo de Cantabria dan empleo a 60 personas, su fábrica funciona las 24 horas del día, facturan cinco millones de euros y en 2016 se han puesto como meta conquistar mercados extranjeros. Desde hace unos cuantos años están en París pero quieren llegar hasta Alemania o Nueva York. ¿Por qué no? A estos hermanos, que reman siempre en la misma dirección, pocas cosas se les pondrán por delante.

delicatessen-la-ermita-lacteos

productos-delicatessen-la-ermita-cantabria

Salami, una cárnica cántabra que empezó con la compra de una vaca al contado, ahora factura 3 millones de euros y tiene el reto de exportar

vaca-salami-anton

He aquí la historia de una empresa que empezó cuando Juan Antonio López, el gran Antón, compró una vaca al contado y montó una carnicería en la calle Vargas de Santander, junto a Correos. La Carnicería del Cuerno la llamaban. Eso fue en 1958. Unos cuantos años más tarde, la empresa la lidera Carmen, su hija, energía en estado puro, y factura tres millones de euros al año. Todos vosotros conoceréis la marca por su producto estrella, el Lunch, ese que lleva estampado un cerdo con frac en la etiqueta, y que tiene ese sabor que te lleva directamente a la infancia.

carmen-lopez-salami

Carmen, muy fan de El Tomavistas, nos invitó esta Navidad a ver la fábrica y ya de paso charlamos un poco sobre la empresa. Ya sabéis que nos gusta contar historias de éxito empresarial de la región. Resulta que el gran Antón empezó haciendo morcillas que gustaban mucho, tanto que en los años 60 se formaban colas para comprarlas. La carnicería, poco a poco fue creciendo, y en 1978 se lió la manta a la cabeza y decidió montar una fábrica en la calle Primero de Mayo. En 1996 se mudaron a Merca Santander. Su secreto, seguido a rajatabla por las nuevas generaciones, fue trabajar con productos de primera, primerísima calidad. “Yo estoy aquí para consolidar el legado de mi padre -cuenta Carmen- así que esa máxima no cambia. En Salami no hacemos segundas líneas de producto. Nos gusta hacer productos artesanos”.

Desde hace unos meses tienen un pequeño quebradero de cabeza con los callos, otro de sus ‘best sellers’. Resulta que los chinos se han puesto a comer callos como locos y comprar el producto les está saliendo un poco más caro que antes. En la fábrica fuimos testigos de cómo Conchi, Pili y Rosa, las dos primeras llevan más de 40 años en la compañía, limpiaban los callos uno a uno. La gama de productos la completan con salchichas frescas, barra York 11×11, salchichas Frankfurt, bacon, chorizo criollo, lomo westfalia, lomo y costilla adobada y un codillo cocido, que se mete al horno 20 minutos y está listo para comer. “El consumidor lo que pide ahora es abrir la tapa y que se pueda comer -dice Carmen- y precio, claro”.

callos-salami

callos-envase-salami

2016 se presenta con el gran reto de empezar a vender fuera, exportar desde Cantabria, para dar a conocer sus productos y marca en el exterior. En España están en todas las cadenas de gran distribución y hay que seguir pensando en grande como lo hizo el fundador. Ahora están con el papeleo de las certificaciones, imprescindibles para poder conquistar nuevos mercados. Durante la charla el Whatsapp de Carmen vive en una vibración constante. “Son pedidos”. “¿Por Whatsapp?”, pregunto. “Si son pedidos que entren por donde quieran”. Con esa actitud llegarán a donde quieran.

Sara Morante o cuando a la biblioteca de tu cole le ponen tu nombre

sara-morante

Sara Morante es profeta en su tierra. La semana pasada el IES Miguel Herrero de Torrelavega le puso su nombre a la biblioteca en un acto “precioso y muy emocionante”, en palabras de esta exalumna, un talento del mundo de la ilustración y la escritura. Premio Nacional de Ilustración Arte Joven, lleva cinco años poniendo dibujos a historias ajenas publicadas por las mejores editoriales de España, Francia y Brasil y en mayo debutó como escritora con la novela ‘La vida de las paredes’, muy bien tratada por crítica, libreros y lectores, en la que la calle Argumosa de Torrelavega toma protagonismo.

En la novela, a la que acompañan una treintena de ilustraciones, narra la historia de un caserón de principios de siglo XX y de sus habitantes, una peculiar comunidad de vecinos que comparten sus vidas en torno a una escalera, a través de escenas muy visuales y un tanto oníricas.

Dibuja y escribe, sus pasiones desde la infancia, gracias al empeño de una profesora visionaria que le animó a seguir este camino, cuando ni ella lo tenía claro. “A la biblioteca le tendrían que haber puesto el nombre de María Loreto Pomar. Si tienes la buena suerte de encontrarte con profesores como ella, que se preocupan por el talento y la vocación de los alumnos, todo es más sencillo. Ella me inscribió en el bachillerato de arte sin yo saberlo y gracias a eso hoy estoy aquí”, nos cuenta Sara.

2016 será mas de letras que de dibujos para esta joven cántabra que ahora se siente “inoculada por la escritura”. Aquí estaremos esperando sus próximos trabajos y mientras tanto leeremos ‘La vida de las paredes’.