selaya

Así se hacían los ‘gorros’ de los sobaos pasiegos

Rosa Crespo del Pozo nos enseña en este video cómo se hacían los ‘gorros’, recipiente de papel donde va la masa del sobao pasiego. Rosa cuenta que “era una técnica artesanal que realizaban generalmente las mujeres pasiegas. Durante su elaboración se reunían con familia y vecinos y realizaban tertulias para que el trabajo fuera más llevadero. Hoy, las máquinas han suplantado la labor artesanal, pero aquí va nuestro homenaje y recuerdo para tantas personas que hicieron este trabajo.
Por supuesto muchas gracias a todas la empresas de sobaos y quesadas de nuestro pueblo, en Selaya, por hacer que nuestra tierra sea internacional, gracias a esa maestría en la elaboración de nuestros productos pasiegos. Como siempre mi gratitud a todas las personas que hicieron posible esta vuelta al pasado, en especial a Fabi y Cheli, siempre dispuestas a mantener viva nuestra historia y tradición”.

 

Siete planes para pasarlo en grande este fin de semana en Cantabria

El Palacio de Donadío en Selaya, otra de las joyas de los valles pasiegos

ayuntamiento-selaya Hoy hemos ido a echar la mañana a Selaya, en el corazón de los valles pasiegos. En la plaza de la Colina, frente a la bolera, se levanta el Palacio de Donadío, construcción del siglo XVI formada por una torre central defensiva que data de la época medieval y un palacio de planta rectangular que la circunda. Su portada, con un arco de medio punto sostenido por dos columnas de estilo toscano, se entrelaza con uno de los cinco balcones que posee su fachada, y se ve rematado en un frontón curvo cortado y un escudo con las armas de la casa de Arce entre dos leones.

Al palacio lo rodea un muro en el que destacan rollos heráldicos y una magnífica portalada con arco de medio punto entre pilastras, con pináculos, bolas y escudo yelmado,en el que están tallados cuatro lises y debajo un guerrero portando una espada en una mano y apoyado contra un árbol con la otra, sobre un puente de cuatro arcos por los que pasa agua. A su izquierda cinco cabezas de moro cortadas.

Una fachada tan elaborada resulta destacable en la arquitectura cántabra de la época y es lo más destacable del municipio en cuanto a arquitectura civil se refiere.