santillana del mar

Nos vamos de Camino de Santiago por Cantabria. 7ª etapa: Santillana del Mar-Comillas

La séptima etapa del Camino del Norte por Cantabria es bellísima. Tiene una distancia de casi 25 kilómetros que se puede dividir en dos y es lo que recomendamos para poder saborearla en toda su intensidad porque tanto Santillana del Mar como Comillas son dos conjuntos históricos que es mejor ver con tiempo. Así que haríamos una primera parte hasta Cóbreces donde hay tres albergues y una segunda hasta Comillas. Atención en los meses de invierno porque dos de los albergues de Cóbreces y el de Comillas bajan la persiana.

Santillana del Mar es un museo en sí misma. Si partimos de la Edad Media tiene edificios de todas las épocas que te llevarán a otros mundos y su colegiata es una de las iglesias más bellas de toda Cantabria. Por si esto fuera poco, a pocos kilómetros, están las universalmente conocidas Cuevas de Altamira, según todos los expertos, la Capilla Sixtina del Cuaternario. La entrada a la cueva original está muy restringida pero hay una estupenda réplica que se puede visitar.

Para llegar a Comillas, pasamos por: Arroyo, Oreña, Caborredondo, San Martín de Cigüenza, Cóbreces, Trasierra, Sierra, Liandres, La Iglesia y Concha.

Los imprescindibles de esta etapa son:

  • El paisaje en sí mismo, entre el verde y la mar.
  • San Martín de Cigüenza con su Magnífica Iglesia del XVI de estilo Herreriano
  • Cobreces con sus templos cisterciences.
  • La playa de Luaña, por la que pasaremos.
  • El monasterio de las Carmelitas Descalzas donde podemos participar de los oficios y con suerte de alojamiento.
  • Las hileras de casonas de Concha.

Comillas, también conocida como “La villa de los Arzobispos” porque entre los siglos XVII Y XVIII nacieron cinco prelados, destaca por la calidad y cantidad de edificios señoriales de finales del XIX.

Los primeros Marqueses de Comillas Don Antonio López y López y su hijo Claudio López Bru tuvieron una estrecha relación con el Modernismo Catalán que hoy se deja ver en esta señorial Villa. Ejemplos notables son el Palacio de Sobrellano (1881-1990) y la Capilla del Panteón (1881), el Capricho de Gaudí (1883), el Santo Hospital (1888), La fuente de los tres Caños (1899), el Monumento al Marqués (1890), y la Universidad Pontificia.  Joan Martorell, Cristóbal Cascante y Colom, Luis Domenech i Montaner y Antoni Gaudí tienen obras en la villa marinera.

En el próximo capítulo caminaremos entre Comillas y San Vicente de la Barquera. Atentos a sus pantallas.

El video de este post fue realizado por la empresa Trevol Audiovisual. Realización e imagen de J.R. Glez. Soutullo y guión y locución de Ana Martín Zurdo.

La visita virtual por todas las iglesias del Camino fue realizado por la empresa Semarac.

Nos vamos de Camino de Santiago por Cantabria. 6ª etapa: Santander-Santillana del Mar

Vamos a por la sexta etapa del Camino de Santiago por Cantabria, la que une Santander con la increíble villa de Santillana del Mar. Es una etapa larga, de algo más de 40 kilómetros, que se puede dividir porque hay albergues de peregrinos en Santa Cruz de Bezana, en Polanco y Requejada.

Al salir del albergue de Santander, el peregrino se encuentra con el edificio del Ayuntamiento. Después se camina por el centro de la ciudad, por calles peatonales como la calle Burgos y la preciosa Alameda.

Las localidades por las que pasamos en esta etapa son: Peñacastillo, Santa Cruz de Bezana, Puente Arce, Requejada , Barreda y Queveda.

¿Qué tenemos que ver para sacar el máximo partido a esta zona del camino?

  • Puente Arce.
    • Es imperdible acercarse hasta el puente viejo que data del siglo XVI.
    • Al pie del río se puede descansar o bien entrar en uno de los bares y tomarse un tentempié.

Llegamos a Requejada. Después se pasa por Barreda y por Camplengo hasta llegar a Santillana del Mar, que nos transporta entre piedras a otras épocas.

  • Santillana del Mar.
    •  La Colegiata, máximo exponente del Románico en Cantabria. Su claustro es un lugar donde se respira silencio.
    • Otros edificios destacados son: Las Torres de Merino y de Don Borja, las Casas del Águila y La Parra, el Palacio y la Torre de Velarde, la Casa de Leonor de la Vega, los Palacios de Barreda, Tagle y Villa y un largo etcétera.
    • El albergue de peregrinos de Santillana está junto a la Colegiata de Santa Juliana. Si no tienes sitio, otro albergue turístico, cerca de la carretera general, aporta 22 camas más.

En el próximo capítulo caminaremos entre Santillana del Mar y Comillas. Atentos a sus pantallas.

El video de este post fue realizado por la empresa Trevol Audiovisual. Realización e imagen de J.R. Glez. Soutullo y guión y locución de Ana Martín Zurdo.

La visita virtual por todas las iglesias del Camino fue realizado por la empresa Semarac.

Visitar la Neocueva de Altamira y que tengas la suerte de poder entrar en la cueva original

Altamira, la cueva primero y el museo después, están muy apegados a la familia Miguélez. Mis padres visitaron en su niñez varias veces el lugar. Mi padre, el día de su Primera Comunión (eso es un regalo y lo demás es cuento) y mi madre, al menos, en un par de ocasiones con tita Rosita que lleva toda la vida viviendo en Santillana y algún que otro enchufe tenía cuando las visitas se empezaron a regular. Recuerda que en una de ellas el guía les llevó a una parte de la cueva casi inaccesible a la que llegaron reptando. Los dos cuentan que la experiencia es excepcional. Mirar con tus propios ojos los famosos bisontes que unos cántabros pintaron hace miles de años debe de dar escalofríos.

Yo no he tenido tanta fortuna como mi familia y me he tenido que conformar, por el momento, con la Neocueva que, por cierto, está muy bien.  Presenta Altamira tal y como era entre hace 35.000 y 13.000 años, cuando la habitaron distintos grupos de cazadores recolectores. Es una reproducción tridimensional, rigurosa y exacta, basada en el conocimiento científico y realizada con la más moderna tecnología.

Y digo por el momento porque todos los viernes entre los visitantes de la Neocueva se sortea una visita para cinco personas a la cueva original, de 37 minutos de duración, bajo un estricto protocolo de indumentaria e iluminación, y con un recorrido y tiempos de permanencia definidos para cada zona de la cueva. Altamira son bisontes, caballos, ciervos, manos y misteriosos signos que fueron pintados o grabados a lo largo de los más de 270 metros que tiene la cueva. Los días y condiciones del sorteo pueden sufrir variaciones así que os dejamos aquí toda la información actualizada.

El museo se completa con la exposición permanente titulada ‘Los tiempos de Altamira’ en la que se repasa la historia del descubrimiento de la cueva por Marcelino Sanz de Sautuola y también cómo vivían sus habitantes en el Paleolítico Superior a través recreaciones, películas, escenografías, dibujos animados y la mejor colección arqueológica de este período, con más de 400 objetos originales. Además tienen una agenda de actividades culturales y exposiciones temporales durante todo el año que dan mucha vida al museo. Aquí podéis consultar todas ellas.

La Neocueva está adaptada a todo tipo de visitantes. A particulares, grupos, alumnos de colegios, personas sordas, investigadores… todos tienen su sitio en Altamira. Las entradas anticipadas se pueden comprar en toda la red de oficinas del Banco de Santander, a través de su banca online o en cajeros 4B.

Y cuando acabéis la visita os podéis acercar a Santillana del Mar, uno de los pueblos más bonitos de Cantabria. Comer un chocolate con churros en su Parador Nacional, visitar su colegiata del siglo XII, pasear por sus calles empedradas, admirar los claveles del aire… Un montón de planes para pasar un día de lo más entretenido.

 

santillana-del-mar-leon-colegiata-fachadabisonte-santillana-cantabriaclaveles-aire-santillanasantillana-paseo-cantabria