dique de gamazo

La Caseta de Bombas del Dique de Gamazo abre como asador de carnes y pescados

Comer carne y pescados asados en un edificio de 1888 será posible desde mañana en Santander. Deluz y Compañía abre nuevo restaurante en la Caseta de Bombas del Dique de Gamazo con la intención de insuflar vitalidad y energía en la zona de San Martín. Tras la barra están Carlos Zamora, alma del grupo Deluz, y Fausto Alonso, chef del local.

14 pescados, desde jargo, raya, chicharro o lubina, pasando por lenguado, mero y rodaballo; carnes de Cantabria como el lechazo de Polaciones y el cabrito de Picos de Europa; pimientos rellenos, arroz marinero, rabas santanderinas, quesos cántabros, salpicones en varias versiones y almejas a la sartén forman parte de la carta de más de 45 platos de La Caseta de Bombas.

“Traemos lo mejor de Cantabria a la mesa y soñamos con que nuestros clientes y amigos sientan en cada bocado la brisa del mar y el viento del norte que riega esta región, verde y azul”, cuenta Carlos a El Tomavistas.

Además de dar bien de comer, La Caseta de Bombas será un punto de encuentro cultural. “Nos gusta Santander, nos gusta su historia y nos emociona pensar que podemos actuar como transmisores de ella”, continúa Carlos. Con la ayuda de la agente cultural Marta Mantecón se han seleccionado fotografías antiguas sobre el Dique de Gamazo del Archivo General del Puerto y el Centro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS) para contar su historia. 23 años se tardó en construir el Dique de Gamazo, aunque estaba proyectado acabarlo en cuatro y su presupuesto se multiplicó por cinco. En la planta baja del edificio se proyectará un video que repasa los 100 años de historia de esta construcción naval.  Un espacio único para sentir de cerca la humedad y el olor del mar y empatizar con los trabajadores que durante ocho décadas formaron parte del Dique de Gamazo.

A partir del 10 de junio habrá talleres todos los sábados por la mañana para los más pequeños de la casa de dibujo y pintura, nudos marineros, pesca, barcos de cartón, origami marinero o collage, entre otros. En septiembre tomarán el protagonismo charlas, mesas redondas y coloquios con el mar de fondo y de leitmotiv.

Santander recupera con Deluz y Cia un nuevo espacio donde alimentar el cuerpo y el alma. Mucha suerte en esta nueva andadura. 

El dique de Gamazo en construcción

dique-de-gamazo-construccion-santander El 30 de junio de 1907 tuvo lugar la inauguración del dique de Gamazo. Su nombre se debe al político liberal Germán Gamazo, que llegó a ser ministro en el gobierno de Sagasta. La crónica de El Diario Montañés contaba: “A las once de la mañana comenzó a llenarse el dique, que quedó completo a las doce, pero fue a las dos de la tarde cuando se consiguió separar la puerta para dejar la entrada libre. En ese momento ya se encontraban en el antedique, preparados para entrar, los gángiles San Emeterio y San Celedonio. Tras esta operación se procedió al agotamiento del agua, momento en que las dos embarcaciones se iban escorando, con lo que llegó el momento de mayor interés. A las ocho de la tarde concluyó la operación, con el dique seco y los barcos varados”.

dique-gamazo-puerta-a-estrenar Como bien sabéis toda la zona se está remodelando para el Mundial de Vela de septiembre. Esta semana volvió a su lugar la puerta, después de unos meses en tareas de mantenimiento en el barrio Pesquero. Gracias a Javier González de Riancho por regalarnos esta foto.

Puertochico y el dique de Gamazo en 1956 a vista de pájaro

puertochico-dique-gamazo-1956Cantabria y Santander en el recuerdo nos regala esta foto aérea de Puertochico, el dique de Gamazo y el muelle Calderón  en 1956. Castelar estaba a medio construir y había mucha zona verde donde hoy está la cuesta del Gas. A la derecha, la fábrica que le dio nombre. El dique de Gamazo tenía movimiento con algunas embarcaciones en seco y lo que parece una zona de astilleros. Dentro de poco será una zona más de ocio.

La puerta del Dique de Gamazo se pone a punto en el Pesquero

compuerta-dique-gamazo-barrio-pesquero La puerta del Dique de Gamazo ya está en tierra firme dispuesta a que la dejen niquelada. 260 toneladas de acero y nueve metros de altura a la que le van a cambiar las chapas maltrechas y le van a dar nuevo color. La tienen que dejar estupenda para que luzca en el nuevo parque de la duna escalonada donde se llevarán a cabo muchas de las actividades del Mundial de Vela de septiembre.

compuerta-dique-gamazo

dique-gamazo-obras-sin-compuerta

La marea sube y baja en un dique de Gamazo sin compuerta

dique-gamazo-sin-compuerta El agua entra a su antojo en el dique de Gamazo desde el mes pasado cuando la compuerta se llevó hasta el Barrio Pesquero para darle un lavado de cara. También pasará por el taller la casa de bombas, ese pequeño edificio que está a la derecha de la imagen y que es representativo de la arquitectura industrial inglesa. Ahí se aloja todo el mecanismo que permitía el funcionamiento del dique. La idea es restaurarlo. En la planta baja se mantendrá la maquinaria que se verá a través de un suelo de vidrio.