‘La herida’. Como si sangre circulara por su interior, derramada parece, a semejanza de la de los marinos que tantas veces le abrazaron con las estachas, como quien abrazaba a un viejo amigo. Autor: José Luis del Castillo

Deja un comentario