‘El paseo por Los Peligros’. Acaba la jornada de playa y miles de personas abandonan las playas de Santander para dirigirse al centro de la ciudad, o bien hacia algún destino más lejano. El serpeante camino de vuelta es marcado por la línea divisoria que crean las tranquilas aguas de la bahía y los dominios de la arena. Autor: Agustín Ibáñez

Deja un comentario