El casino de Sardinero en plena construcción. Ambientazo en el Sardinero en 1915

casino-sardinero-construccion En esta foto que nos regala Cantabria y Santander en el recuerdo, enviada por Rafa Merino, se ve el ambientazo que había en el Sardinero en 1915. Santanderinos paseando vestidos de domingo, tranvías, coches, carros a caballo, el hotel Sardinero presidiendo la Primera del Sardinero y el nuevo casino en plena construcción. Muy poco que envidiar al de ahora.

Cinco planes para pasarlo en grande este fin de semana en Cantabria

VIP-Joglars

  • Joglars VIP en el Palacio de Festivales. La compañía que fundó Albert Boadella presenta una obra en la que se reflexiona sobre el trato que reciben los niños en la sociedad actual. Hoy y mañana a las 20,30 horas. Entradas a entre 10 y 25 euros.
  • Una visita al molino de Santa Olaja. En el corazón de la Marisma de Joyel, entre Isla y Soano y dentro del Ecoparque de Trasmiera  este sábado puedes visitar  un antiguo molino de mareas rehabilitado como centro de interpretación. A las 10, 17 y 18 horas.
  • Rafael Álvarez “El Brujo” en el teatro Concha Espina de Torrelavega. Mañana a las 20,30 horas interpretará El asno de oro de Apuleyo (siglo II), considerada una de las grandes novelas de la literatura latina. Las aventuras de un joven que, por causa de un maleficio, es transformado en asno y sufre las brutalidades de sus diferentes amos, hasta que es liberado por la diosa Isis. Entradas a entre 12 y 17 euros.
  • Coro Ronda Altamira canta Las Marzas. La Plaza del Ayuntamiento de Santander acoge el  sábadoa 18:30 horas, la tradicional fiesta de las marzas. El Coro Ronda Altamira interpretará los populares cantos petitorios del último día de febrero.
  • Títeres. El guitarrista de Hamelín (hermano del flautista). Una muy divertida revisión del cuento de los Hermanos Grimm, adaptada a los conceptos y situaciones actuales y con mucha participación del público infantil durante el espectáculo. En Casyc el sábado a las 18,00 horas. Entradas a entre 5 y 7 euros.

Puertochico en modo puerto pesquero

puertochico-puerto-pesquero

Puertochico fue hasta los años 40 el que dio cobijo a la flota pesquera santanderina. En los bajos de Peña Herbosa, Bonifaz y Tetúan los almacenes estaban repletos de aparejos y carnada. Después de esa fecha, el testigo lo tomó el Barrio Pesquero. Hasta nuestros días. La foto está hecha en invierno porque se ven perfectamente los Picos de Europa y los montes de Campoo bien nevados. Y los trolebuses, durante mucho tiempo seña de identidad de la ciudad. Gracias a Cantabria y Santander en el recuerdo por cedernos esta imagen.